Las encias y la mujer

Hay periodos en la vida de la mujer: pubertad, embarazo, menopausia; en los que se producen grandes cambios hormonales que afectan a diferentes zonas del organismo.

La encía es un tejido extremadamente sensible a los cambios hormonales, pudiendo favorecer situaciones que incluso conllevarían la pérdida de dientes.

Pubertad: El aumento de los niveles de hormonas femeninas produce un aumento de circulación sanguínea en la encía. Esto hace que se hinche y puede tener mayor tendencia a sangrar. La mejor manera de prevenir problemas posteriores es el cuidado diario de los dientes y la visita regular a su dentista o periodoncista.

Embarazo: Frecuentemente las mujeres embarazadas padecen más gingivitis a partir del segundo o tercer mes. Las encías se inflaman, sangran y se enrojecen debido al acúmulo de placa. Es importante controlar la gingivitis antes de que el hueso y los demás tejidos que sujetan el diente se vean dañados de forma permanente.

Los estudios de investigación realizados prueban que la enfermedad periodontal de mujeres embarazadas puede ser un factor de riesgo para el nacimiento de niños inmaduros.

Si se toman anticonceptivos orales (la “píldora”), se pueden sufrir los mismos trastornos que afectan a las mujeres embarazadas.

Menopausia: La afectación más importante que podría aparecer en la boca en esta etapa es la sensación de sequedad e irritación.

La toma de suplementos de progesterona puede aumentar la irritabilidad de la encía y la tendencia a la hinchazón, el sangrado y el enrojecimiento. A veces, después de la menopausia, aparece un cierto grado de osteoporosis. Recientemente se ha relacionado la osteoporosis con una mayor tendencia a padecer enfermedad periodontal, por lo que el cuidado de la salud de la encía debe ser prioritario.

logotipos footer

Dónde estamos

Avenida carlos V, 33

Carrizal, C.P. 35240

Telefono: 928780843