¿QUÉ ES  LA TERAPIA MIOFUNCIONAL?

           

La Terapia Miofuncional (T.M.) consiste en la reeducación de los hábitos orales (deglución atípica, succión del dedo, respiración bucal, masticación, empuje con la lengua y/o labios).

            Estos factores de riesgo, si no se corrigen, pueden reproducir de nuevo el problema de la maloclusión dental una vez que retiremos la aparatología ortodóntica. Por lo tanto su eliminación es obligatoria.

¿A QUIEN va dirigido un tratamiento de Terapia Miofuncional?

           

La T.M. va dirigida a los pacientes que presentan una malformación en su dentadura que puede estar ocasionada por la persistencia en el tiempo de algunos hábitos orales. En por ello aconsejable en:

  1. Los respiradores bucales. En estos muchas veces es necesario eliminar el obstáculo que les dificulta la respiración nasal (amígdalas, vegetaciones,...)
  2. Los niños que presenten un trastorno de la deglución.
  3. Los niños que presenten una hipotonía labial, (dificultad para cerrar los labios en reposo)
  4. Los niños que presenten hábitos o mímicas anormales, que se chupen el dedo, el labio o un cuerpo extraño, o que tengan interposiciones de labio o lengua.

¿En qué consiste el  TRATAMIENTO de Terapia Miofuncional

           

Una vez evaluados los hábitos presentes, se intenta conseguir la eliminación de éstos y la reinstauración del balance normal de los músculos de la cara. El tratamiento se planifica de forma individual para cada paciente, sin embargo hay tres fases que son comunes a todo tratamiento:

            1.-Concienciación: El paciente deberá reconocer el problema y la necesidad de su corrección; para ese fin trabajará mediante ejercicios realizados metódicamente y diariamente.

            2.- Corrección: El paciente conocerá las estructuras que intervienen en la función a corregir.

            3.- Reforzamiento: Una vez que el paciente ha conseguido un patrón correcto, deberá ser reforzado con ejercicios hasta que la acción de tragar sea refleja.

Para ello se realizan sesiones de reeducación con una duración de quince minutos, media hora o una hora.

¿CUÁNTO DURA un tratamiento de Terapia Miofuncional

           

La duración es variable y está en función de la colaboración e interés por parte tanto de los padres como del niño. Generalmente podemos hablar de un término medio de tres meses de ejercicios intensivos y luego un programa de mantenimiento de tres sesiones, una cada 15 días, con el objetivo de fijar los nuevos hábitos para que puedan ser realizados de forma inconsciente.

VENTAJAS de la Terapia Miofuncional

            La T.M. representa una importante ayuda para el ortodoncista y para el paciente, puesto que disminuye el tiempo de tratamiento de ortodoncia y reduce la posibilidad de recaídas.

            La T.M. se puede realizar conjuntamente con los aparatos correctores una vez que el especialista lo estime oportuno.

            Y por último, si la función no está restaurada sabemos por estudios estadísticos que la forma terminará afectándose. Es decir, que aunque el paciente/niño haya terminado un tratamiento de ortodoncia si no se han eliminado los malos hábitos, los dientes pueden volver a la situación anterior de maloclusión.

LIMITACIONES de la Terapia Miofuncional

           

Existen una serie de limitaciones que deben ser tenidas en cuenta antes de iniciar el tratamiento:

-          La edad del paciente: Lo ideal es empezar la reeducación cuanto antes mejor (6 ó 7 años), ya que los hábitos no están tan afianzados, las estructuras óseas se modifican con mayor facilidad y es también más fácil corregir el balance muscular de la cara.

-         

-          La motivación del niño: Si el niño no está suficientemente motivado y con ganas de hacer los ejercicios, es inútil llevar adelante el tratamiento, puesto que es él quien debe realizar los ejercicios, aunque ayudado, corregido y estimulado por los padres y el terapeuta.

-         

-          La colaboración de la familia: Es indispensable dicha colaboración puesto que en último caso, de ellos depende la asistencia a las sesiones y en gran parte, el éxito del tratamiento, puesto que serán ellos los que en casa controlen que el niño haga los ejercicios y lo que es más importante, que los haga correctamente y hasta el final del tratamiento.

 

CONCLUSIÓN

           

El tratamiento de terapia miofuncional no es un sustitutivo de la ortodoncia; tampoco representa la solución o respuesta absoluta de todos los problemas citados. Es sin embargo, una modalidad terapéutica más al servicio del paciente, que va a ayudar a conseguir el resultado deseado con la ortodoncia.

 No es sólo un método para corregir o eliminar, sino una terapia para establecer unas fuerzas orales equilibradas.

De esta forma, la maloclusión corregida puede ser retenida más eficazmente, los aparatos ortodóncicos funcionan con mayor eficacia y se reduce el tiempo de tratamiento.

logotipos footer

Dónde estamos

Avenida carlos V, 33

Carrizal, C.P. 35240

Telefono: 928780843